Reflexión

Reflexión personal:

Y el hijo le dice: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. El hijo ante el recibimiento de su padre, no tiene ocasión de pedirle ser hecho como un jornalero. La gracia y el amor han hecho desaparecer de su corazón natural, el pensamiento de que su padre podría tenerle como siervo. ¡Como re conoce, en cambio, ser indigno del nombre de hijo! Más el padre dijo á sus siervos: Sacad el principal vestido y vestidle; y poned un anillo en su mano, y zapatos en sus pies; y traed el becerro grueso y matadlo; y comamos, y hagamos fiesta.

Este es un extracto de la Biblia y su parábola del hijo pródigo.

Cuando un perro se va de la casa de sus amos y luego de 4 años es vuelto a ver en los alrededores de la casa lo natural es que los habitantes de la casa lo alimenten, le den agua, cariño, lo revisen para ver si está bien, le limpien su antigua casa y sea uno mas de la familia nuevamente, sin embargo si al volver este perro solo se le hace un cariño en la cabeza, lo mas probable es que se vuelva a ir.

Esto puede aplicarse a una experiencia personal, y la dedicación y atención que se le debe dar a quien regresa (no hablo de comida y cosas materiales) quizás debiese ser especial, la preocupación por reconfortar al retornado maximizada en dicha ocasión, quizás tenga algunas cosas que contar y decir.

Ingeniero, enfocado en la familia y el cliente, emprendiendo y capitalizando lo aprendido por años.

2 Comments

  1. La verdad es que yo no espero nada, solo me puse en el lugar de quien si espera algo al retornar a casa.
    Personalmente necesito de otras cosas, la espiritualidad quedó de lado hace bastante rato

  2. Supongo que es por lo que sucedió este fin de semana, si es así entonces espero que te den una buena RE-BIENVENIDA.

    Si no, piensalo… quizás sea una buena opción y encuentres lo que necesitas o quieres.

    Saludos.

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: